Propiedades del Teff, el nuevo cereal milagro

teff

Actualmente se ha puesto de moda el teff, que es un cereal originario en Etiopía donde se lleva cultivando desde hace más de 5000 años, aunque hasta poco era un gran desconocido en el resto del mundo. El teff es uno de los pilares de la alimentación en Etiopía, la manera en la que es consumido allí es triturando las semillas que son de un color marrón oscuro para luego obtener una harina con la que se hace las tortitas tradicionales que suelen acompañar otro platos.

El teff es rico en calcio, en hierro, fibra y proteína y lo más importante, no contiene gluten. Por eso su popularidad en el resto del mundo ha ido creciendo exponecialmente ya que la celiaquía está completamente identificada y asumida. Para poder encontrar este cereal debemos de ir a tiendas orgánicas y ecológicas y gracias al aumento de su consumo en gran parte del mundo Etiopía ha visto como su economía se alzado positivamente.

Entre las muchas ventajas que tiene el consumir este cereal se encuentran las de ser saciante y moderante del apetito, así que es recomendable incluirlo en aquellas dietas destinadas a perder peso. Además el teff cuenta con ocho aminoácidos esenciales que no se encuentran en otros cereales en las cantidades en las que lo hacen en el teff. Uno de los aminoácidos tan importantes que contiene el teff es la lisina la cual ayuda al organismos a absorber el calcio de manera efectiva para aprovechar al máximo sus propiedades. El calcio también se haya presente en el teff por lo que es recomendable en procesos de descalficación y osteoporosis así como para el crecimiento de los niños.

El teff es rico en carbohidratos de absorción lenta, muy recomendables en el caso de deportistas de alto rendimiento ya que de esta forma les proporciona hidratos de una forma rápida y prolongada. El teff contiene gran cantidad de minerales libres como el calcio, el manganeso, el potasio y el magnesio los cuales facilitan la recuperación tras un esfuerzo mental o físico.

Receta Bizcocho de yogur y chocolate

bizcocho-chocolate

Es muy posible que ya conozcan los bizcochos que se hacen con los envases del yogur. Pues bien, en este articulo mostraremos la receta del bizcocho de yogur de chocolate. Como ya hemos mencionado antes las medidas de los ingredientes los haremos en vasos del yogur que utilizaremos. Ahora que esta esto claro, mostraremos los ingredientes necesarios para hacerlo.

¿Cuales son los ingredientes?

3 vasos de harina
3 huevos (tienen que ser huevos “XL”)
2 vasos de azúcar
1 yogur
1 vaso de aceite de oliva
1 vaso de cacao (preferible de la marca Valor)
1 sobre de levadura royal
Mantequilla (para engrasar el molde)
Un poco de azúcar glas

Pues bien, todos estos son los ingredientes necesarios. Ahora que conocemos todos los ingredientes empezaremos con la creación del bizcocho de chocolate.

¿Como hacemos este bizcocho?

Antes de empezar, lo normal seria que empezáramos por precalentar el horno. Lo podemos dejar a unos 180ºC (grados) mientras hacemos la masa.

Buscamos un bol y en el echamos los huevos y también el yogur. A continuación vertemos en el bol los vasos de azúcar y también el de aceite de oliva. Ahora que lo tenemos en el bol, empezamos a batirlo.

Cuando este bien batido solo tenemos que seguir con la harina, la levadura y seguimos batiendo bien los ingredientes. Ahora le toca al cacao valor, solo tenemos que echar el vaso de cacao y seguimos removiendo hasta que se nos quede en una buena masa homogénea.

Buscamos un molde y lo engrasamos bien en mantequilla. Una vez este bien engrasado, solo nos quedaría verter toda la masa homogénea obtenida anteriormente y meterlo en el horno.

El tiempo que debería estar en el horno es sobre unos 45-50 minutos. La temperatura ideal es de unos 170ºC (grados).

Cuando tengamos listo el bizcocho de chocolate, lo único que nos queda seria echarle un poco de azúcar glas para darle un mejor toque.

Bizcochos de chocolate suave

Variacion de una Receta de brownies de chocolate con melocotón natural y Amaretto, elaboración paso a paso, con consejos de presentación.

Esta receta de brownies de chocolate individuales es muy fácil de hacer, la misma receta la hacemos con cacao puro en polvo (desgrasado y sin azúcar), que es el que nos gusta a nosotros. Así que vosotros ya sabéis que podéis elegir el que más os guste. En esta ocasión, para nosotros lo servimos como postre con unos dados de melocotón natural macerados en Amaretto, también quedan bien con fruta en almíbar, con una quenelle de helado, con sirope de chocolate, con frutos secos.. Seguro que os gustan.
Ingredientes (4 comensales)

70 gramos de harina, 40 gramos de cacao en polvo, 1/2 c/c de levadura de repostería, 100 gramos de mantequilla, 2 huevos (L), 100 gramos de azúcar, 25 gramos de leche, una pizca de sal, c/n de frutos rojos en almíbar.
Elaboración

Funde la mantequilla en el microondas o en un cazo, con calor moderado, no debe calentarse apenas. Tamiza la harina con el cacao y la levadura. Bate los huevos en un cuenco amplio con el azúcar, hasta que los huevos espumen, a continuación incorpora la leche, la mantequilla fundida y fría y una pizca de sal.

Vierte sobre esta preparación la preparación de la harina poco a poco, mezcla con una espátula hasta que todos los ingredientes se integren y deja reposar unos 20 minutos, tapando el recipiente y en el frigorífico. La masa espesará.

Mientras tanto, precalienta el horno a 200º C con calor arriba y abajo. Engrasa los moldes de para los bizcochos individuales, por ejemplo unos ramequines, con un poco de mantequilla. Reparte la masa en los cuatro moldes, no se llenarán.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura indicada, bájala a 180º C e introduce la bandeja con los moldes de bizcocho, ponla a media altura. Hornea durante 25-30 minutos, hasta que los bizcochitos estén hechos, puedes comprobarlo con un palillo. Retíralos del horno y deja enfriar.
Emplatado

Puedes desmoldar los bizcochos, pero la idea es presentarlos en los ramequines, reparte sobre cada bizcocho de chocolate suave un par de cucharadas de melocotón o del complemento elegido. Puedes decorar con unas hojas de hierbabuena o con caramelo hilado.

¡Buen provecho!

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Libro sobre chocolate de Eva Arguiñano

animese-con-el-chocolate

Después de hablaros del libro Anímese con el chocolate vamos a tener que hacer un recopilatorio de libros dedicados a este alimento que tiene tantos fieles, es inmensa la cantidad de trabajos que se han realizado y que se siguen desarrollando en torno al chocolate. Una de las últimas publicaciones que ha llegado a nuestras manos es la que os comentamos, el libro Anímese con el chocolate publicado a finales de este año traducido al español.

El título original de este libro publicado en Gran Bretaña en 2011 es Auberge du chocolat, the secrets of fine chocolate making, y su autora Anne Scott, que junto a su marido Ian, fundó en 2005 la empresa Auberge du Chocolat, han aumentado sus establecimientos y en ellos realizan talleres, organizan fiestas y eventos, además de vender sus creaciones chocolateras.

Anímese con el chocolate llega a nuestro país traducido al español por la editorial Bainet, y como podéis ver en la portada, Eva Arguiñano ha tenido la labor de supervisar esta publicación. No es un libro para profesionales o personas muy avanzadas en la elaboración de dulces con chocolate, sino para quienes quieren aprender empezando por lo básico sobre qué es el chocolate, las técnicas que se realizan con él y particularmente, quienes desean realizar pequeñas elaboraciones de chocolate, trufas y bombones.

Es un libro muy básico, y queremos insistir en que el recetario se limita a las dos elaboraciones mencionadas, bombones bañados, trufas, bombones moldeados, bombones con sabores, bombones sin lácteos y bombones para hacer con niños. Para un recetario más amplio con elaboraciones de todo tipo con chocolate, hay que decantarse por otros libros.

En este pequeño libro de unas 150 páginas encontraréis ideas para hacer moldes para bombones con recursos domésticos, a preparar ganache de distintos sabores, a hacer decoraciones variadas, cajas o cestillas para presentar los bombones…

Turrón de chocolate

hct_turron_choco_chile1

Vamos con una receta de turrón para los atrevidos, no por la dificultad de su elaboración, sino por la combinación tan especial que hacen el chocolate y el chile, y una pizca de escamas de sal, que lo que consiguen es potenciar el sabor del chocolate. Y no os preocupéis por que sea un turrón picante, lo será tanto como deseéis, pues la cantidad de chile siempre se puede modificar al gusto, así es, y así nos lo explica el autor de este Turrón de chocolate, nueces de macadamia y chile, Roberto del blog Disfrutando de la Comida.

Roberto comparte esta elaboración de turrón en vuestra sección Hoy Cocinas Tú, pero además explica adecuadamente cómo deben prepararse los ingredientes, principalmente el chocolate que como sabéis, requiere de un control de las temperaturas en el fundido y templado que ayudan a conseguir la perfección, un chocolate brillante, que rompa bien… pero lo principal es partir de un buen chocolate, merece la pena comprar el mejor que podamos para hacer nuestros dulces de Navidad.

Ingredientes

270 gramos de chocolate negro al 70% de cacao , 30 gramos de manteca de cerdo, 30 gramos de nueces de Macadamia, 50 gramos de chocolate blanco, una pizca de sal Maldon, un par de chiles secos picados muy finos (la cantidad de chile es orientativa, se puede variar al gusto).

Elaboración

Lo primero que hay que hacer es comprobar cuánto pican los chiles o guindillas que vayamos a utilizar para saber que cantidad necesitamos para el turrón. Después los picamos muy finos, tiene que quedar casi como un polvo, ya que si nos quedasen trozos grandes, alguien se los podría encontrar en un mismo trozo de turrón y no seria muy agradable, queremos que el picante de los chiles se reparta uniformemente por todo el turrón, por eso es importante picarlos tan finos. Reservamos.

Para hacer la decoración de las ondas de chocolate blanco hay que montar el turrón al revés, quedando la cara que tiene la decoración en la parte de abajo del molde. Para hacerla, primero troceamos el chocolate blanco y lo fundimos en el microondas (en posición de descongelado que es la temperatura mas suave). Fundimos el chocolate blanco a 40º C y lo atemperamos, vertemos tres cuartas partes del total sobre un mármol frío hasta que alcance los 24º C de temperatura de descenso, removiendo con la espátula para acelerar el proceso, unimos con el resto de cobertura para que alcance los 28º C de temperatura de templado.

Una vez templado lo extendemos con ayuda de la espátula sobre una hoja de acetato, que sea más grande que el molde del turrón, le pasamos un peine de repostería haciendo ondas, dejamos secar y colocamos el molde metálico encima centrando las ondas donde queramos que queden.

Mientras, fundimos 70 gramos de chocolate negro y lo atemperamos, vertemos tres cuartas partes del total sobre un mármol frío hasta que alcance los 27º C de temperatura de descenso, removiendo con la espátula para acelerar el proceso, unimos con el resto de cobertura para que alcance los 31º C de temperatura de templado. Ahora vertemos el chocolate atemperado sobre el molde intentando hacer una capa fina por todo el molde y que cubra la parte de las ondas.

Es importante atemperar bien el chocolate en este paso porque si lo vertiéramos directamente sin atemperar sobre el chocolate blanco, éste se nos fundiría ya que el punto de fusión del chocolate blanco es de 40º C, más bajo que el del chocolate negro que es de 50º C. Un correcto atemperado también nos proporciona un mayor brillo del chocolate, por lo tanto, como esta va a ser la cara del turrón que va a quedar en la parte de arriba, nos interesa que quede brillante.

Mientras dejamos secar unos instantes esta primera capa de chocolate, vamos fundiendo los otros 200 gramos de chocolate negro y los mezclamos con la manteca de cerdo, añadimos una pizca de sal Maldon y mezclamos bien.

Ahora espolvoreamos un poco de polvo de chile por encima de la primera capa de chocolate, repartiéndolo bien, repartimos también algunas nueces de Macadamia, algunas troceadas y otras enteras, por todo el molde. El resto del polvo de chile lo mezclamos con los 200 gramos de chocolate negro y la manteca de cerdo. Vertemos esta mezcla sobre el molde y repartimos bien, añadimos el resto de nueces hundiéndolas en el chocolate y alisamos la superficie.

Dejamos reposar hasta que se solidifique (yo suelo dejarlo de un día para otro) y desmoldamos.